Viaje América

23-3-2016 En León, carretera Poneloya, desde primera hora, hasta los pájaros parecen un poco más nerviosos. Diríamos que cantan más fuerte. Todos esperamos la hora del encuentro nada más levantarnos. En cuando lo hacemos y nos vamos a rezar laudes, ya vemos en las hermanas un ir y venir distinto. Todo está previsto: la iglesia, la pantalla, la megafonía, etc. Comentamos, en el desayuno, los últimos detalles y nos vamos a preparar nuestra intervención. Pronto empiezan a venir los transportes de los colegios de Managua y la gente de León.  A las 9 ya estamos todos tomando un café y vestidos con las etiquetas identificativas. Más de 120 personas asisten.¡Qué alegría! ¡Qué suerte poder estar aquí!! La Hna. Consuelo inicia el encuentro con un juego de presentación y de distensión. Nos saludamos con nuestros vecinos de fila, con la mano, el pie, la espalda, con un salto y con abrazos y besos. Dejamos de ser extraños para ser familia en un plis-plas! Pasamos a la capilla para la primera parte más formal del encuentro. La hermana Isabel lo presenta: estamos no solo ante el primer encuentro nacional de MFA Nicaragua, sino ante el primer encuentro internacional que se produce en MFA!!! Asistimos representantes de Venezuela, Colombia, Panamá y Nicaragua además de nosotros como representantes de España!! La verdad es que es emocionante pensar en lo grande que se está haciendo todo. A continuación intervenimos nosotros con la charla de formación. Hablamos del proyecto de vida y de la organización del movimiento. Y les recordamos que cada grupo tendrá que trabajarlo en sus reuniones mensuales. Notamos como nos escuchan con interés - como siempre- y también vemos caras de asentimiento de las hermanas. Nos tranquiliza y nos anima. Seguimos con  la charla que dura unos 40 minutos y intentamos transmitir que el proyecto MFA y nuestro compromiso son un camino de Fe y de seguimiento de Jesucristo. Y que nuestra madre Alberta nos ayuda y nos impulsa con su carisma y con todas las hermanas. ¡Esperamos tanto que nuestra presencia ayude! Presentamos después el trabajo de grupos: 15 grupos, cada uno moderado por una hermana, que trabajarán una frase de Madre Alberta y dialogarán sobre cómo el proyecto y esa frase pueden llevarse a sus vidas. La eucaristía, presidida por un escolapio español - padre Salvador- que hace dos años que está en Nicaragua, es alegre y con participación de los niños que nos dan, como emisarios, la paz del Señor. Llega la hora de la comida. Se ha encargado, y está riquísima. Destacamos la forma especial de servir la bebida, quizás es más ecológica pero también es mucho más divertida! Nos sentamos en el escenario provisional del porche delante de la capilla. Las tertulias dejan paso enseguida al festival que se ha planificado improvisadamente por la mañana y que al final ha contado con bellísimos números de canto, baile, poesía de Rubén Darío, y teatralización de las virtudes de Madre Alberta. Todo ello es amenizado por una excelente maestra de ceremonias que introduce algún chiste, anima a la vocación religiosa para las hermanas y canta una dulce y profunda canción con letra de M. Alberta. Es la Hna. Consuelo. Al finalizar nos piden unas palabras, que solo podemos resumir en un par. La primera es gratitud, gratitud por la acogida, por su solidaridad, por el agradecimiento que nos muestran...

21-3-2016 La mañana en el colegio es como la de ayer, y las nubes en el cielo que evitan un calor más intenso, quizás también son un preámbulo a los sentimientos que surgen el día de la partida. A las ocho menos cuarto nos poníamos en manos del Señor con en el rezo de Laudes, agradeciendo sus dones en este nuevo día. Y a las ocho ya estábamos desayunando con las hermanas. En un santiamén ellas, con la Hna. Isabel, han repasado el calendario y establecido las fechas en que una viaja a la JMJ, la otra a las reuniones de pastoral, de dirección, etc, etc…Es increíble la capacidad de organización y de trabajo que tienen. Tenemos tiempo también de comentar un poco nuestras impresiones sobre el viaje y de hacernos unas fotos de recuerdo. El momento vuelve a ser de satisfacción y de alegría. Para que no nos olvidemos de su comunidad, -¿Cómo podríamos hacerlo?- , y en signo de agradecimiento, nos entregan unos presentes antes de irnos: ¡¡¡Unas placa de matrícula de Pureza de María!!! Unas mochilas y unas plumas pintadas a mano. Aquí en Panamá en el frontal uno pone la matrícula que desea…vamos a ver cómo lo hacemos en Sant Cugat!!! Como estamos de vacaciones, esta vez toda la comunidad nos acompaña al aeropuerto y así estamos un poco más de tiempo juntos. Pero el momento de irnos llega inevitablemente y los abrazos y besos se repiten incluso desde la distancia a la hora de pasar el control de seguridad. Nos lanzamos besos al aire y nos levantamos la mano, con el corazón -como siempre- un poco encogido: ¡¡Hasta Pronto Hermanas!! El vuelo es plácido, y poco antes de llegar ya vemos una columna de humo que sale del cráter de un volcán: El Masaya. ¡La última etapa de nuestro viaje se prevé explosiva! El recibimiento en esta ocasión es anticipado porque podemos saludarnos a través de cristales antes de recoger el equipaje. Pero los abrazos tardan en llegar pues en esta ocasión, la policía nos quiere controlar alguna maleta. Sin contratiempos, finalmente salimos y podemos saludar a un gran número de hermanas que han venido a darnos la bienvenida y a entregarnos un preciosos ramo de flores. Nos recibe también, el coordinador de MFA del colegio Villa Venezuela y su esposa que han querido darnos la bienvenida personalmente. Nos espera la Hermana Mª Jesús Morenza a la que le damos un abrazo especial de parte de sus hermanas de Sant Cugat. Ya sabéis que en Nicaragua hay cinco colegios: Tres en Managua y dos en León que está a unas dos horas de carretera hacia el Noroeste. Nos reciben hermanas de las dos comunidades de Managua. Llegamos al colegio Villa Venezuela de Managua donde ya nos esperan para comer con la comunidad. Después de una animada tertulia donde nos explican los volcanes, los temblores y algunas otras maravillas que tienen en el país, nos hacemos la foto de rigor con esta comunidad tan animada y nos entregan también un bonito recuerdo de la visita. Depositamos el ramo de flores al pie de la Virgen de la Pureza, en su capilla, y salimos a visitar el colegio Madre Cayetana Alberta que está a unos diez-quince minutos en “carro” del de Villa Venezuela. La Hna. Isabel y la Hna. Esmeralda nos acompañan en la visita. Esa es la ruta que la Hna Esmeralda y la Hna. Francis hacen cada día para ir a trabajar. El colegio está en torno a una cancha cubierta y es sólo de Primaria. Aunque no es grande, se nota espacioso, y con flores y árboles estratégicamente colocados que le dan ese aire fresco y acogedor. En ese espacio estudian cada día mil niños y niñas. En el de Villa Venezuela son dos mil. La imagen de la Virgen de la Pureza en un altar de piedra volcánica nos acoge nada más llegar. Regresamos al colegio Villa Venezuela – con un paro previo para tomar un “jugo, que es la especialidad del país, y que, por cierto, es como una necesidad de hidratación, ante el sofocante calor. Y allí ya nos esperan para iniciar el encuentro con esa comunidad. Empezamos con un espacio de adoración eucarística. ¡¡Qué maravilla de capilla!! Y qué espacio de presencia del Señor!! El fervor de los asistentes que se sienten acompañados del Espíritu se pone de manifiesto en cada intervención. La música de fondo también nos llena de paz y de gozo. Al terminar, y ya atardeciendo, hacemos un breve recorrido por el colegio, que nos sorprende por las dimensiones y la fantástica vegetación que rodea los pabellones con las aulas. La verdad es que en este espacio, el calor sofocante de la época se nota un poco menos. Pasamos al aula de audiovisuales para que, como siempre, nos presentemos y nos expliquemos las actividades que realizamos. La Hna. Elba, acompañante del grupo, es la que hasta ahora ha animado y dirigido el grupo, pero muchos toman la palabra para explicar las actividades realizadas, todas ellas llenas de devoción y fraternidad. Es un grupo muy variado y nos alegra que lo formen tanto profesores como padres, trabajadores del centro y también algunas abuelas. Hemos de destacar una actividad que realizan esta Semana Santa. Se trata de un vía Crucis muy especial. Las catorce estaciones son catorce visitas que cada semana realizan a catorce casas, llevándoles un poco de ayuda, palabras de ánimo y consuelo del Señor. Terminamos el encuentro como siempre, entregando los mensajes y los correos para que os escriban. En el momento de escribir esta crónica algunos nos dicen que ya lo han hecho. Y nos lo dicen con cara de esperar una respuesta. O sea que, amigos lectores de esta crónica, no decepcionéis a vuestras familias de América!!!! Una merienda típica de Panamá con una bebida fría riquísima que se llama Flor de Jamaica finaliza el acto y da inicio a una conversación menos formal y más relajada. Nos emplazamos al encuentro nacional del miércoles en León. Y nos despedimos, esta vez con menos dolorcito en el corazón porqué sabemos que en dos días nos volvemos a ver. Nos despedimos también de la comunidad de Villa Venezuela y partimos hacia el tercer colegio  de Managua en Carretera Masaya. Es ya de noche y no acabamos de ver las impresionantes dimensiones del terreno donde está. Pero el claustro donde nos recibe la comunidad podría ser el elemento definitorio del centro y seguro que también de la comunidad. ¡Qué maravilla! ¡Que espacio de paz, acogimiento y naturaleza! Nos lleva y nos guía hacia el colegio la Hna. Inmaculada Ripoll que está ahí de reunión, y nos acoge la Hna. Carol, junto con el resto de las hermanas que nos guían hacia la “suite” que nos han preparado. Nos saludamos con alegría con la Hna. Elena, que habíamos visto en Roca Viva (Venezuela) y que está también aquí de reuniones de Pastoral. Mañana volveremos a ver también a la Hna. Claudia de Cumaná. Nos saludan también la Hermana Victoria y la Hna. Susana y la Hna. Magdalena. Después de un rato de charla y ya tarde, decidimos todos ir a descansar. El día se prevé largo mañana. Gracias, Señor, por tanto cariño que recibimos dondequiera que estemos! Y gracias hermanas, por hacer que nos sintamos como en casa, en cada casa que vamos!   [gallery link="file" ids="8835,8834,8833,8832,8831,8830,8829,8828"]...

20-3-2016 Hoy el día amanece con nubes. Dado el calor sofocante de Panamá, es lo mejor que nos podía pasar. Nos levantamos a una hora ya casi olvidada: las ocho y media de la mañana. La procesión del domingo de ramos del barrio nos acaba de desvelar, y el clamor de los cantos y las hojas de palma de los fieles de la parroquia próxima, nos introducen de lleno en la festividad de hoy. Rezamos laudes a las nueve y cuarto con las hermanas y desayunamos. La tertulia relajada de domingo transcurre a una velocidad de vértigo. Resulta que Maria Teresa dio clases de inglés a todas las hermanas de la comunidad cuando eran novícias. Había tantas cosas que recordar!!! Partimos con destino a las esclusas de Miraflores del canal de Panamá. Alli nos esperan toda la comunidad de MFA que han decidido dedicarnos un domingo entero y llevarnos a conocer aquello de lo que están más orgullosos de su país. La visita empieza por ver el paso de un barco por el canal, que es impresionante. Después viene la visita al museo done vemos y aprendemos las vicisitudes que se pasaron antes de ver el canal en funcionamiento. Tambien descubrimos  la explicación del proceso de construcción del nuevo canal, que permitirá el paso de barcos más grandes, y por último disfrutamos de una proyección en 3D sobre el proceso de construcción y funcionamiento. Nos explican nuestros amigos lo orgullosos que están , como país, de esa obra y de su servicio al tráfico marítimo. Comemos en un restaurante típico panameño donde degustamos algunos de los platos típicos: sancocho ( una sopa), ropa vieja, arroz con pollo, yuca frita, tamal de olla, etc, etc..todo...

19-3-2016 Por la mañana ya nos despertamos temprano sin despertador.  Hoy el vuelo hacia Panama sale a las once y por tanto a las nueve hay que estar en el aeropuerto. Eso si, antes de partir pasamos por la capilla de la comunidad para encomendar el día al Señor y pedir por las hermanas que tanto trabajan y tanto nos cuidan, desayunamos todos juntos y nos hacemos la foto con la comunidad. Antes de partir y en el propio aeropuerto, las hermanas nos regalan una última sorpresa: No podemos salir de Colombia sin tomar un "tinto" Juan Valdés, como Dios manda. El tinto campesino y el capuchino que tomamos son probablemente el mejor café que hemos bebido jamás. Pero, poco a poco, el café deja paso al silencio previo a las despedidas. No sabemos si es propiamente tristeza, porque en realidad estamos muy felices, pero la intensidad de las horas que compartimos hace que te duela la separación. Y unas traidoras lágrimitas o unos ojos enrojecidos, no nos permiten disimularlo. No obstante, sabemos que en la distancia, seguiremos unidos y sobretodo que seguiremos rezando los unos por los otros. El vuelo tiene escala en Medellin y pasamos un par de horas allí. El paisaje que vemos desde el avión al aterrizar y al despegar sigue manteniendo la espectacularidad. Además, ese rato nos ha permitido escribiros alguna de las crónicas que estáis leyendo estos días. La acogida del aeropuerto de Panamá nos pilla un poco desprevenidos después de casi una hora en el control de pasaportes. En la puerta nos esperan gran parte de la comunidad de MFA y  todas las hermanas de Panamá. Globos, pancarta, banderas y un fantástico sombrero, que ya no vamos a quitarnos en ningún momento a partir de ahora, se nos entregan entre besos y abrazos. Las sonrisas en todas las caras son la manifestación clara del sentimiento sincero de gratitud por nuestra visita. Pensamos, ahora al escribir estas líneas, si habremos sabido mostrar por nuestra parte, esa enorme gratitud que sentimos por su acogida y por su amistad. En tres "carros" viajamos hasta el colegio. Siempre nos olvidamos que coches son los de caballos. Podemos descubrir los "trancones" y la complicada circulación de Panamá. Llegamos al colegio en una hora. Hoy mismo por la tarde tendremos el encuentro. Y mientras el grupo lo prepara, las hermanas nos dan de comer. La Hna. Isabel tiene aquí su base, aunque su trabajo, por lo que vemos en la sobremesa, creemos que la ha obligado a estar poco en esta casa. Las Hnas Nimsay, Vanessa, Gloria Maria y Karla, junto con Isabel, forman una comunidad joven pero muy activa y trabajadora. El colegio también es muy grande, tiene más de mil alumnos. Y las instalaciones son muy espaciosas y modernas. La Hna Isabel nos lo muestra mientras vamos hasta la sala polivalente donde nos espera  la comunidad de MFA ya al completo. Una canción por sorpresa para felicitar a Josep por su onomástica a coro de todos los asistentes da el punto de inicio al encuentro. Nos presentamos, nos explican con gran ilusión  y detalle todo el trabajo hecho - que es mucho- y tomamos nota de forma especial de los "convivios", convivencias de un día, donde se invitan a muchos  padres del colegio, en los que descubren MFA y son invitados a participar. Están preparando la ceremonia del compromiso de forma muy especial, que los miembros ya preparados realizarán en Abril. Les sugerimos que lo renueven el dia de la Pureza en la celebración de la eucaristía con toda la comunidad del colegio. Su calendario de actividades previsto para este curso es impresionante!! Pero lo que más destacaríamos, quizás,  es el enorme grado de complicidad, de amistad y de fraternidad que vemos en las fotos de todos los encuentros que han hecho, y en lo que vemos hoy. Tenemos un rato de intercambio de experiencias y les pedimos que respondan vuestros mensajes. Incluso los leemos en voz alta para que todos sepan los de todos. El encuentro finaliza con el rezo de vísperas en la capilla. Las canciones de Melisa y las guitarras de Andres y Jorge nos acompañan de forma especial. Terminamos el día, con una cena que nos han preparado entre todos y que compartimos, junto con la charla, ya individual, con cada uno, entre bocadillo y bebida. Nos despedimos hasta mañana en que nos vestiremos de turistas y nos acompañarán en una ruta para conocer Panamá. Que Dios les bendiga a todos por este fantástico encuentro en el que tanto hemos aprendido!!   [gallery link="file" ids="8764,8765,8766,8767,8768,8756,8757,8755,8754"]...

18-3-2016 El dia amanece lluvioso pero no tanto como ayer.  Desde la terraza del colegio, hasta el horizonte, una agrupacion de nubes negras amenazadoras de lluvia, mezcladas con otras blancas e iluminadas por el sol, nos dejan entreveer las montañas. Pero el disfrute de la paz y el paisaje se ve interrumpido rapidamente por el bullicio de los alumnos entrando a la escuela. Son las siete de la mañana. Desayunamos con las hermanas, y ellas rápidamente se van a sus ocupaciones primeras de la mañana. Hoy es un día especial por ser el último antes de las vacaciones y porque el horario es tambien especial para poder incluir alguna actividad extra. Compartimos la eucaristia con un grupo de alumnas, y después, con la Hna Isabel, iniciamos un pequeño tour por el colegio. Hoy lo vemos todavia mas grande. Un verdadero espacio de frescor y vida para las casi 600 alumnas. A la hora del descanso, nos atienden los profesores. Les hacemos una breve presentación del movimiento y respondemos sus preguntas. Nos miran mayoritariamente con agradecimiento e interés, y como en cada reunion de presentación, les dejamos vuestros mensajes y vuestras direcciones de correo. Seguimos la ruta por el colegio hasta la hora del via crucis, una  actividad pastoral para las alumnas mayores. Unas imágenes en la pantalla del teatro van anunciando cada estación. Una reflexión posterior a cada estación nos conduce a una oración final personal leída en voz alta por todos los asistentes. Destacamos el silencio en general y la oración de los profesores que nos acompañaban. A la una toca almuerzo. Ya no recordamos el nombre de todos los nuevos platos que hemos comido. Hoy no es una excepción, también es nuevo, y también es excelente. La sobremesa es breve por necesidad. A las tres y cuarto presentamos el movimiento al equipo de trabajadores no docentes de la escuela. La calidez y gratitud de su acogida es mayor si cabe. Nos escuchan con interés y algunos nos ayudan, puesto que ya han participado en algunas de las reuniones previas de MFA de Bogotá. Nos retiramos un rato a descansar y a las seis iniciamos el encuentro previsto con MFA. Están todos muy contentos. Han venido algunas familias y algunas personas nuevas! Desean hacernos algunas preguntas. El encuentro se inicia con una oracion preparada por una exalumna que ha venido con sus padres y su hermana todavía alumna de la escuela. Continuamos con una presentacion de las imagenes de las reuniones ya realizadas y varias personas toman la palabra para explicar todo lo que se ha hecho hasta ahora, la Sra Marina Bernal y la Sra Marta Díaz (jubiladas de la escuela), Christian, Carlos,  etc...

17-3-2016 ¡¡¡Empezamos a acostumbrarnos a madrugar!!! El despertador que estaba preparado para las 2.45 no ha sido necesario y a las dos y media ya saltábamos de la cama. A las tres salíamos hacia el aeropuerto con la Hna. Elena al volante. El aeropuerto a esa hora ya era un hervidero de gente. Se veía que muchos pasajeros pasaban la noche para salir temprano con sus vuelos. Nos dicen que ha descendido mucho la cantidad de gente que vuela, tanto por las restricciones económicas como por las políticas. En cualquier caso solo podemos decir que las colas en los mostradores de embarque, las del control de seguridad y las del pasaporte han durado casi las dos horas de espera del aeropuerto. A las dos horas de vuelo y justo al descender por debajo las nubes, ya hemos visto desde el aire la preciosa sabana colombiana sobre la que se asienta Bogotá. Los invernaderos, que suponemos llenos de flores, destacan en un fondo de verde intenso precioso. Parece extraño que también aquí sean necesarias restricciones de agua. Un ratito breve para el control de pasaporte y para recoger las maletas y ya estábamos con casi toda la comunidad del colegio Pureza de María de Bogotá: Las Hnas. Gloria, Mónica, Diana, y Xaviera. Abrazos y alegría. Esta es la primera imagen que recordaremos de Bogotá. Su bienvenida y su sonrisa. Ellas nos informan que han podido venir casi todas porque el país está de huelga general y ayer tuvieron que decidir suspender las clases ante las dificultades que se preveían para llegar al colegio. Les respondemos que son muy amables de su parte de organizar para nosotros ¡¡¡un día entero de fiesta!!!! Nos vamos hacia el colegio con temor a un colapso por la huelga, pero finalmente el viaje no tiene más que los “trancones” normales. El colegio es enorme y precioso en la base de una colina boscosa de enormes pinos y eucaliptos y rodeado de grandes prados verdes. Un espacio que solo de verlo, genera tranquilidad. Al llegar nos espera la Hna. más veterana del colegio, la Hna. Antonia y con ella un espléndido desayuno y un ratito de descanso. La huelga ha cambiado todo el plan previsto y las reuniones de hoy se aplazan hasta mañana, por tanto tenemos una tarde libre. Pero las Hermanas nos han preparado un plan sustitutivo perfecto para la tarde de lluvia que se prevé. Efectivamente, poco después de comer empieza a llover, pero nos vamos con el coche hasta Zipaquirá a visitar la “catedral de sal”. En un espacio natural impresionante, se encuentra una montaña de sal que empezaron a explotar los indígenas precolombinos. Los mineros han continuado extrayendo sal hasta hoy. En el interior de la montaña, esos mineros han tallado en la misma roca de sal, una catedral y un vía crucis completo. Una visita en la que te maravillas de la naturaleza, de la capacidad técnica del ser humano, porque la visita se realiza a más de 170 metros bajo el suelo, y de la Fe que movió a esos hombres a encomendar su trabajo a Dios y a su patrona Nuestra Señora del rosario de Guasá. Una visita en la que solo al admirar esa obra conjunta de Dios y del hombre se convierte en una oración por sí misma. Salimos ya de noche y en el viaje de vuelta nos detenemos a cenar en un restaurante de crêpes, por cierto deliciosas, en el que solo trabajan mujeres cabezas de familia.   [gallery link="file" ids="8628,8627,8626,8625,8624,8623"]...

16-3-2016 Hoy es un día especial para MFA en Roca Viva. Y como no, también para nosotros. Nos esperan con ilusión para el encuentro que ya intuimos estará lleno de preguntas. Ellos hace tiempo que se reúnen pero todavía no ha dado el paso formal a constituirse como MFA. Hoy se nota en el ambiente que hay muchas ganas. Aunque el contenido y el horario del día es para nosotros una incógnita, sabemos que debemos estar a las ocho menos cuarto en la capilla. Empezamos pronto con el rezo de Laudes en la capilla de las hermanas. Pero todos ellos: Eliezer, Rosita, Asunción, Grisely, Roraima, Cindy, Honorio, Gladys, Flor, Nancy, Jeny y Mª del Valle, han empezado ya un rato antes preparando el desayuno. Han cocinado las típicas "arepas" hechas al estilo de la abuela. Es decir, como deben hacerse y como deben saber. Para el trabajo nos hemos situado en la sala de actos de la escuela. Presidiendo la reunión, nos acompañan la imagen de la Virgen y de Madre Alberta y todos las macetas que han hecho de papel con el mensaje " Nací para el cielo y a él dirigiré todas mis aspiraciones". El joven moderador Eliezer nos explica el programa del día y, como no puede faltar, empezamos con una oración para encomendarnos al Señor y pedirle que vivamos el don del día que estamos iniciando. La oración es preparada y conducida por Grisely. A continuación, animamos el encuentro con música y canciones de la Pureza y Madre Alberta dirigidas por Rosita que es la artista del grupo. Toca el turno de las presentaciones y vemos que todos los participantes tienen un vínculo muy especial con la Pureza y las hermanas que desean fortalecer. Esa es la razón por la cual están todos allí. Y se percibe una sed de Dios, y un querer buscar una fuente de agua viva. Continúa Roraima contando la historia de los inicios del colegio, cómo se unieron los caminos de la Pureza con los de Fe y Alegría, y termina con MFA en Roca Viva. De nuevo constatamos cómo valoran la preciosa labor que las Hermanas llevan a cabo en este humilde barrio de Petare, y cómo gran parte del profesorado y de los equipos de dirección y coordinación van a la una con ellas para intentar formar a los alumnos como personas, académica y espiritualmente. Después, nos toca a nosotros explicarles el proceso de creación de este movimiento, algunas de nuestras experiencias en España y algunos consejos. Se nota que quieren hacerlo y quieren empezar bien. Y antes del coloquio para compartir experiencias, tenemos un pequeño descanso donde Gladys nos obsequia unas galletas deliciosas. Los vemos animados a empezar en serio este movimiento de laicos acompañados por las hermanas, y, de hecho, ya se vota como coordinador a Honorio y como secretaria a Cindi. Queda constituido formalmente el primer grupo de MFA Roca Viva, en Caracas. ¡Felicidades! Ellos reciben también los mensajes que habéis mandado para ellos. Y prometen que os escribirán. Este gran acontecimiento se merece una celebración, así que disfrutamos de un delicioso pabellón criollo, almuerzo típico de Venezuela preparado por todos. Arroz, caraotas, que son como judías pero negras, carne mechada y plátano frito son sus componentes. Un delicioso manjar que quiere ser también un símbolo de una tierra que junta cuatro culturas: El arroz representa el hombre blanco europeo, las caraotas representan el hombre negro que vino como esclavo, la carne mechada representa los mestizos, y el plátano a los indígenas. Después, nos quieren enseñar una Caracas distinta a la que vemos en el entorno del colegio. El paseo de los Próceres es el lugar indicado y representativo. En la ruta hacia allí en coche, los guías nos van indicando las zonas de Caracas por las que vamos pasando. Y un paseo por el lago anexo a los Próceres nos permite compartir conversación distendida y reforzar lazos de amistad. Pero un encuentro así no pude terminar sin una eucaristía de acción de gracias. Nos vamos a la iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá a celebrarla todos juntos. Y justo antes de terminar, cae un espectacular “palo de agua” (chaparrón) que nos sorprende agradablemente a todos. Esa agua convenía mucho al país. A las puertas de la iglesia nos despedimos todos con abrazos y un pelín de tristeza, pero todos emplazados a mantener abiertos los puentes que se han construido. Los mensajes que les habéis enviado nos prometen que serán respondidos. Llegamos a casa con las hermanas y durante la cena intercambiamos las últimas impresiones y nuestros sentimientos después de compartir estos días. Es extraordinario cómo se va tejiendo una fraternal complicidad y un mutuo reconocimiento del esfuerzo de cada trabajo y de cada hora de dedicación. Por nuestra parte seguimos viendo que, lo que desde el movimiento hacemos con respecto a nuestro compromiso cristiano poco se parece al suyo en cuanto a intensidad, pero las hermanas nos van manifestando a cada ocasión y a cada ejemplo, que les hace mucho bien escuchar a los laicos que se van comprometiendo con el carisma. Y por supuesto desde la comunidad de Roca Viva, las hermanas nos agradecen enormemente el esfuerzo y nuestra ayuda y oración. ¡¡¡Hay tanto por lo que rezar!!! Con agradecimiento mutuo nos abrazamos y adelantamos la despedida puesto que mañana saldremos muy temprano hacia el aeropuerto. Hna. Elena, Hna. Silvia y Hna. Johana gracias por vuestra incalculable capacidad de servicio y por vuestra acogida. ¡¡¡Hasta siempre!!!   [gallery link="file" ids="8618,8617,8616,8615,8614,8613,8612"]...

16-3-2016 El día amanece temprano como siempre, pero hoy lo iniciamos con laudes y eucaristía con la comunidad. Teníamos previsto hacer el viaje de regreso a Caracas durante el día, pero las hermanas nos tienen preparada una sorpresa. No quieren que nos vayamos de Cumaná sin ver el mar Caribe con todo su esplendor. Nos despedimos con un abrazo de las hermanas Claudia, Teresa y Karla. Ese abrazo quiere dejar en ellas la alegría de los momentos compartidos y romper en mil pedazos la tristeza de la separación. Por suerte las Hnas. Isabel, Montserrat, Esperanza y Rosa nos acompañan en el viaje. Llegamos a Mochima, un bonito pueblo pesquero, después de un recorrido de una hora por una carretera llena de curvas pero con vistas preciosas del mar Caribe. Aparcamos, y las hermanas van a negociar el paseo en barca con los barqueros de la zona. No es casualidad que los hijos de la señora que nos atiende van a la escuela de Fe y Alegría de San Luis. Finalmente podremos dar un paseo en barca para ver las playas caribeñas de Venezuela en todo su esplendor. Y a fe que las vemos. Con gran habilidad los tripulantes nos van llevando a las distintas playas, solo accesibles en barca, y a distintas formaciones rocosas. Vemos corales, pelícanos volando en formación, y una sorpresa final con una familia de delfines saltando alrededor de la barca. Que fantástica mañana de sol playa y buena compañía con la que ya podemos llamar nuestra familia de Cumaná. Nos despedimos de las hermanas con un abrazo igual de intenso y con la misma motivación: romper un poco la tristeza de la marcha y dejar en cada una un poco de nuestro agradecimiento y alegría por el tiempo compartido. Con la Hna. Isabel emprendemos las cinco horas y pico que nos quedan hasta el colegio Roca Viva en el que mañana tendremos encuentro. En esta ocasión el trayecto es un poco más lento y cansado, pues el tráfico de los días laborables es mucho más intenso. Por eso en un tramo del camino Josep conduce un rato el coche. Se aprende rápido a conducir en Venezuela con una profesora como la Hna. Isabel! Uno aprende a detectar cuando hay que adelantar por la derecha, a no parar en el semáforo, a frenar y respirar hondo para que el que adelanta por el otro carril y con poco espacio no choque contigo y pasemos los tres autos, y a ir esquivando baches que aparecen de repente, y que te hace entender por qué el de delante va conduciendo por la línea central de la carretera…En fin todo normal…en Venezuela… Finalmente, pasadas las seis de la tarde, llegamos a Roca Viva donde de nuevo nos espera la pancarta de bienvenida y los miembros de Familia Albertiana que no nos quieren dejar de acompañar en cada momento. Han venido expresamente a recibirnos y a decirnos que mañana nos tienen preparado un gran encuentro. Se notan ilusionados y nosotros también lo estamos. Alrededor de las siete hemos presentado y agradecido el día ante el Santísimo con las hermanas de la comunidad de Roca Viva: Hnas. Johanna, Elena, Silvia y con la Hna. Isabel. Con una cena estupenda y la correspondiente sobremesa terminamos el día. Con un “Gracias Señor” nos acostamos a descansar. Hasta mañana!!!...