Diario de viaje 11: Panamá – Nicaragua
8827
post-template-default,single,single-post,postid-8827,single-format-standard,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-27.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Diario de viaje 11: Panamá – Nicaragua

21-3-2016

DSC_9037 (1200x803)

La mañana en el colegio es como la de ayer, y las nubes en el cielo que evitan un calor más intenso, quizás también son un preámbulo a los sentimientos que surgen el día de la partida.

A las ocho menos cuarto nos poníamos en manos del Señor con en el rezo de Laudes, agradeciendo sus dones en este nuevo día. Y a las ocho ya estábamos desayunando con las hermanas.

En un santiamén ellas, con la Hna. Isabel, han repasado el calendario y establecido las fechas en que una viaja a la JMJ, la otra a las reuniones de pastoral, de dirección, etc, etc…Es increíble la capacidad de organización y de trabajo que tienen. Tenemos tiempo también de comentar un poco nuestras impresiones sobre el viaje y de hacernos unas fotos de recuerdo. El momento vuelve a ser de satisfacción y de alegría. Para que no nos olvidemos de su comunidad, -¿Cómo podríamos hacerlo?- , y en signo de agradecimiento, nos entregan unos presentes antes de irnos: ¡¡¡Unas placa de matrícula de Pureza de María!!! Unas mochilas y unas plumas pintadas a mano. Aquí en Panamá en el frontal uno pone la matrícula que desea…vamos a ver cómo lo hacemos en Sant Cugat!!!

Como estamos de vacaciones, esta vez toda la comunidad nos acompaña al aeropuerto y así estamos un poco más de tiempo juntos. Pero el momento de irnos llega inevitablemente y los abrazos y besos se repiten incluso desde la distancia a la hora de pasar el control de seguridad. Nos lanzamos besos al aire y nos levantamos la mano, con el corazón -como siempre- un poco encogido: ¡¡Hasta Pronto Hermanas!!

El vuelo es plácido, y poco antes de llegar ya vemos una columna de humo que sale del cráter de un volcán: El Masaya. ¡La última etapa de nuestro viaje se prevé explosiva!

El recibimiento en esta ocasión es anticipado porque podemos saludarnos a través de cristales antes de recoger el equipaje. Pero los abrazos tardan en llegar pues en esta ocasión, la policía nos quiere controlar alguna maleta. Sin contratiempos, finalmente salimos y podemos saludar a un gran número de hermanas que han venido a darnos la bienvenida y a entregarnos un preciosos ramo de flores. Nos recibe también, el coordinador de MFA del colegio Villa Venezuela y su esposa que han querido darnos la bienvenida personalmente. Nos espera la Hermana Mª Jesús Morenza a la que le damos un abrazo especial de parte de sus hermanas de Sant Cugat.

DSC_8992 (1200x803)Ya sabéis que en Nicaragua hay cinco colegios: Tres en Managua y dos en León que está a unas dos horas de carretera hacia el Noroeste. Nos reciben hermanas de las dos comunidades de Managua. Llegamos al colegio Villa Venezuela de Managua donde ya nos esperan para comer con la comunidad. Después de una animada tertulia donde nos explican los volcanes, los temblores y algunas otras maravillas que tienen en el país, nos hacemos la foto de rigor con esta comunidad tan animada y nos entregan también un bonito recuerdo de la visita.

Depositamos el ramo de flores al pie de la Virgen de la Pureza, en su capilla, y salimos a visitar el colegio Madre Cayetana Alberta que está a unos diez-quince minutos en “carro” del de Villa Venezuela. La Hna. Isabel y la Hna. Esmeralda nos acompañan en la visita. Esa es la ruta que la Hna Esmeralda y la Hna. Francis hacen cada día para ir a trabajar.

El colegio está en torno a una cancha cubierta y es sólo de Primaria. Aunque no es grande, se nota espacioso, y con flores y árboles estratégicamente colocados que le dan ese aire fresco y acogedor. En ese espacio estudian cada día mil niños y niñas. En el de Villa Venezuela son dos mil. La imagen de la Virgen de la Pureza en un altar de piedra volcánica nos acoge nada más llegar.

Regresamos al colegio Villa Venezuela – con un paro previo para tomar un “jugo, que es la especialidad del país, y que, por cierto, es como una necesidad de hidratación, ante el sofocante calor. Y allí ya nos esperan para iniciar el encuentro con esa comunidad.

Empezamos con un espacio de adoración eucarística. ¡¡Qué maravilla de capilla!! Y qué espacio de presencia del Señor!! El fervor de los asistentes que se sienten acompañados del Espíritu se pone de manifiesto en cada intervención. La música de fondo también nos llena de paz y de gozo.

Al terminar, y ya atardeciendo, hacemos un breve recorrido por el colegio, que nos sorprende por las dimensiones y la fantástica vegetación que rodea los pabellones con las aulas. La verdad es que en este espacio, el calor sofocante de la época se nota un poco menos.

DSC_9000 (1200x803)Pasamos al aula de audiovisuales para que, como siempre, nos presentemos y nos expliquemos las actividades que realizamos. La Hna. Elba, acompañante del grupo, es la que hasta ahora ha animado y dirigido el grupo, pero muchos toman la palabra para explicar las actividades realizadas, todas ellas llenas de devoción y fraternidad. Es un grupo muy variado y nos alegra que lo formen tanto profesores como padres, trabajadores del centro y también algunas abuelas.

Hemos de destacar una actividad que realizan esta Semana Santa. Se trata de un vía Crucis muy especial. Las catorce estaciones son catorce visitas que cada semana realizan a catorce casas, llevándoles un poco de ayuda, palabras de ánimo y consuelo del Señor.

Terminamos el encuentro como siempre, entregando los mensajes y los correos para que os escriban. En el momento de escribir esta crónica algunos nos dicen que ya lo han hecho. Y nos lo dicen con cara de esperar una respuesta. O sea que, amigos lectores de esta crónica, no decepcionéis a vuestras familias de América!!!!

Una merienda típica de Panamá con una bebida fría riquísima que se llama Flor de Jamaica finaliza el acto y da inicio a una conversación menos formal y más relajada. Nos emplazamos al encuentro nacional del miércoles en León. Y nos despedimos, esta vez con menos dolorcito en el corazón porqué sabemos que en dos días nos volvemos a ver.

IMG_5666 (1200x900)Nos despedimos también de la comunidad de Villa Venezuela y partimos hacia el tercer colegio  de Managua en Carretera Masaya. Es ya de noche y no acabamos de ver las impresionantes dimensiones del terreno donde está. Pero el claustro donde nos recibe la comunidad podría ser el elemento definitorio del centro y seguro que también de la comunidad. ¡Qué maravilla! ¡Que espacio de paz, acogimiento y naturaleza! Nos lleva y nos guía hacia el colegio la Hna. Inmaculada Ripoll que está ahí de reunión, y nos acoge la Hna. Carol, junto con el resto de las hermanas que nos guían hacia la “suite” que nos han preparado. Nos saludamos con alegría con la Hna. Elena, que habíamos visto en Roca Viva (Venezuela) y que está también aquí de reuniones de Pastoral. Mañana volveremos a ver también a la Hna. Claudia de Cumaná. Nos saludan también la Hermana Victoria y la Hna. Susana y la Hna. Magdalena.

Después de un rato de charla y ya tarde, decidimos todos ir a descansar. El día se prevé largo mañana. Gracias, Señor, por tanto cariño que recibimos dondequiera que estemos! Y gracias hermanas, por hacer que nos sintamos como en casa, en cada casa que vamos!

 

No Comments

Post A Comment