Diario de viaje 9: Bogotá – Panamá
8753
post-template-default,single,single-post,postid-8753,single-format-standard,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-27.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Diario de viaje 9: Bogotá – Panamá

19-3-2016

IMG_0500

Por la mañana ya nos despertamos temprano sin despertador.  Hoy el vuelo hacia Panama sale a las once y por tanto a las nueve hay que estar en el aeropuerto. Eso si, antes de partir pasamos por la capilla de la comunidad para encomendar el día al Señor y pedir por las hermanas que tanto trabajan y tanto nos cuidan, desayunamos todos juntos y nos hacemos la foto con la comunidad.

Antes de partir y en el propio aeropuerto, las hermanas nos regalan una última sorpresa: No podemos salir de Colombia sin tomar un «tinto» Juan Valdés, como Dios manda. El tinto campesino y el capuchino que tomamos son probablemente el mejor café que hemos bebido jamás. Pero, poco a poco, el café deja paso al silencio previo a las despedidas. No sabemos si es propiamente tristeza, porque en realidad estamos muy felices, pero la intensidad de las horas que compartimos hace que te duela la separación. Y unas traidoras lágrimitas o unos ojos enrojecidos, no nos permiten disimularlo. No obstante, sabemos que en la distancia, seguiremos unidos y sobretodo que seguiremos rezando los unos por los otros.

El vuelo tiene escala en Medellin y pasamos un par de horas allí. El paisaje que vemos desde el avión al aterrizar y al despegar sigue manteniendo la espectacularidad. Además, ese rato nos ha permitido escribiros alguna de las crónicas que estáis leyendo estos días.

IMG_0501La acogida del aeropuerto de Panamá nos pilla un poco desprevenidos después de casi una hora en el control de pasaportes. En la puerta nos esperan gran parte de la comunidad de MFA y  todas las hermanas de Panamá. Globos, pancarta, banderas y un fantástico sombrero, que ya no vamos a quitarnos en ningún momento a partir de ahora, se nos entregan entre besos y abrazos. Las sonrisas en todas las caras son la manifestación clara del sentimiento sincero de gratitud por nuestra visita. Pensamos, ahora al escribir estas líneas, si habremos sabido mostrar por nuestra parte, esa enorme gratitud que sentimos por su acogida y por su amistad.

En tres «carros» viajamos hasta el colegio. Siempre nos olvidamos que coches son los de caballos. Podemos descubrir los «trancones» y la complicada circulación de Panamá. Llegamos al colegio en una hora. Hoy mismo por la tarde tendremos el encuentro. Y mientras el grupo lo prepara, las hermanas nos dan de comer. La Hna. Isabel tiene aquí su base, aunque su trabajo, por lo que vemos en la sobremesa, creemos que la ha obligado a estar poco en esta casa. Las Hnas Nimsay, Vanessa, Gloria Maria y Karla, junto con Isabel, forman una comunidad joven pero muy activa y trabajadora.

El colegio también es muy grande, tiene más de mil alumnos. Y las instalaciones son muy espaciosas y modernas. La Hna Isabel nos lo muestra mientras vamos hasta la sala polivalente donde nos espera  la comunidad de MFA ya al completo.

Una canción por sorpresa para felicitar a Josep por su onomástica a coro de todos los asistentes da el punto de inicio al encuentro.

IMG_0499Nos presentamos, nos explican con gran ilusión  y detalle todo el trabajo hecho – que es mucho- y tomamos nota de forma especial de los «convivios», convivencias de un día, donde se invitan a muchos  padres del colegio, en los que descubren MFA y son invitados a participar. Están preparando la ceremonia del compromiso de forma muy especial, que los miembros ya preparados realizarán en Abril. Les sugerimos que lo renueven el dia de la Pureza en la celebración de la eucaristía con toda la comunidad del colegio. Su calendario de actividades previsto para este curso es impresionante!! Pero lo que más destacaríamos, quizás,  es el enorme grado de complicidad, de amistad y de fraternidad que vemos en las fotos de todos los encuentros que han hecho, y en lo que vemos hoy. Tenemos un rato de intercambio de experiencias y les pedimos que respondan vuestros mensajes. Incluso los leemos en voz alta para que todos sepan los de todos. El encuentro finaliza con el rezo de vísperas en la capilla. Las canciones de Melisa y las guitarras de Andres y Jorge nos acompañan de forma especial.

Terminamos el día, con una cena que nos han preparado entre todos y que compartimos, junto con la charla, ya individual, con cada uno, entre bocadillo y bebida. Nos despedimos hasta mañana en que nos vestiremos de turistas y nos acompañarán en una ruta para conocer Panamá.

Que Dios les bendiga a todos por este fantástico encuentro en el que tanto hemos aprendido!!

 

No Comments

Post A Comment