Avanzando en los desafíos! «Diálogo y Comunión»
17595
post-template-default,single,single-post,postid-17595,single-format-standard,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-27.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Avanzando en los desafíos! «Diálogo y Comunión»

No podíamos empezar mejor el Año, que escuchando a Marta y José hablando del tema del 3º Desafío: «Diálogo y Comunión».

Primeramente, en la Capilla, nos entregaron una semilla y, con ella en la mano, nos leyeron la parábola del sembrador. Haciendo un paralelismo con nuestra vida.

Se debe romper la cáscara para que la semilla crezca, Así nosotros debemos abrir esa cáscara para que nuestra vida interior sea fecunda, Si lo exterior no es quebrantado, lo interior no puede ser liberado.

Nos han recordado en este tema, basado en la exhortación AMORIS LAETITIA (Exhortación a la alegría del Amor), escrita por el Papa Francisco varias frases para reflexionar a fondo:

–       En el matrimonio, nos enamoramos de una persona con una identidad propia, no sólo con un cuerpo. 

–       El vínculo se transforma, nos adaptamos para mantenerlo y desarrollarlo.

–       Todo esto no es posible sin Dios que debemos pedirle su gracia, su aliento para que nos fortalezca.

–       El diálogo es una forma privilegiada e indispensable de vivir, expresar y madurar el amor en la vida matrimonial y familiar. Supone un largo y esforzado aprendizaje.

 

Hemos finalizado con dinámicas que nos hecho participar y comentar nuestras experiencias.

En esta sesión hemos reflexionado para descubrir la presencia de Dios en lo cotidiano dando sentido a lo que percibimos como rutina.

También los niños han reconocido a Jesús en el otro mientras compartían la merienda.

Cada niño se ha llevado deberes para la semana. Los mayores también, a fin de estar más atentos para ver mejor nuestra “estrella” como los antiguos marineros que seguían el rumbo de los astros, nosotros podemos observar la presencia de Dios en nuestro día a día.

Finalizó la crónica recordando a Madre Alberta como mujer de diálogo y comunión a lo largo de su vida. » Labraremos nuestra felicidad a medida que labremos la de los demás» (EL, 395).

Materiales descargables: a) Oración inicial , b) Diapositivas

 

Un abrazo,

Helena Herranz, MFA-Madrid

No Comments

Post A Comment