Sólo en TI, Señor, descansa nuestro corazón.

Sólo en TI, Señor, descansa nuestro corazón.

Oración del miércoles 24 de octubre.

¡Con cuanta alegría nos unimos un miércoles más en la oración de las 10.15 de la noche! Es consolador que en esta gran familia compartimos penas y alegrías, ¡no estamos solos! Todos a una, con toda el alma, le pedimos al buen DIOS por los familiares, amigos, que llevamos en la mente y el corazón y por el mundo entero tan convulso y necesitado de TI.

Dice el Evangelio de hoy “Estad preparados porque no sabéis el día ni la hora en que vendrá el Señor. Dichoso el criado a quien su amo encuentra cumpliendo su deber”.

Que nuestra vida sea una espera gozosa, llena de amor y servicio a todos, sin discriminaciones, anhelantes por recibir al Señor cuando llegue; sin temor, ligeros de equipaje, porque sabemos que mediante su gracia somos criados fieles y nos recompensará por toda la eternidad.

Sólo en TI, Señor, descansa nuestro corazón. Contigo la espera es más llevadera y la carga ligera. Nos muestras destellos de tu rostro que nos hacen desear la plenitud, la felicidad total de verte cara a cara.

Más… “No me tienes que dar porque te quiera, pues si cuanto espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera”.

¡Te esperamos, SEÑOR, dispuestos y confiados!

 

 

“La muerte es cierta, es incierta su hora; sus consecuencias son irremediables. Me preguntaré muchas veces: si la muerte viene ahora, ¿estoy preparada para partir?”

Madre Alberta. (EE, 1889)

No Comments

Post A Comment