Reunión y Eucaristía de Adviento MFA-Cid
14094
post-template-default,single,single-post,postid-14094,single-format-standard,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-27.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Reunión y Eucaristía de Adviento MFA-Cid

2016-11-25-084-1500x1125El pasado fin de semana ha sido muy intenso para MFA Cid.

El viernes 25 el MFA-Cid nos reunimos para trabajar  la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, para la cual el grupo Samaria nos invitó a pasar la tarde en el “Museo del Amor” y   para acceder a este original museo situado en la capilla de comunidad del colegio, cada uno tuvimos que entregar dos chuches que canjeábamos por una entrada. En la puerta nos esperaba una azafata (Anabel)que  después de recoger nuestra entrada ,muy amablemente nos daba la bienvenida  al museo. Después de escuchar la canción “No soy nada”, leímos el Himno de la Caridad escrito por San Pablo (1 Corintios 13,4-7)donde nos dice que el amor no pasa jamás y fuimos meditándolo y destacando cada uno lo que más le llegó al corazón.

En el “Centro de Interpretación del Amor” nos esperaba el Doctor Laetitia(Ricardo) que iba auscultando nuestro corazón y comprobando si lo teníamos ensanchado y preparado para el amor o más bien un poco encogido y  para poder preparar cada uno el corazón y poder vivir el verdadero amor en familia  juntos vimos un vídeo resumen de la exhortación donde nos explicaba las características del verdadero amor en el matrimonio y la familia: el amor es servicial, paciente, no tiene envidia,  nos invita a mirar a los demás con los ojos de Dios. En el seno de la familia es indispensable sanar el orgullo y cultivar la humildad para poder comprender, disculpar o servir. También nos recordaba el vídeo que ser amable es requisito obligatorio en todo cristiano, ya que el amor amable genera  vínculos y cultiva lazos y el Papa Francisco nos recuerda para ello palabras  de Jesús para poner en práctica en la familia: ¡levántate!(Mc 5,41),No tengáis miedo(Mt14,27).El amor no busca su propio interés, no se irrita, no lleva cuentas del mal, en la familia debemos comprender y perdonar y aceptar al otro tal y como es, confiar y saber esperar y así poder llevar las contrariedades con un espíritu positivo, para todo ello, en la familia se ha de cultivar la fuerza del amor.

2016-11-25-071-1500x1125Natalia nos contó un precioso cuento de un personaje entrañable llamado Tres Botones, un carpintero que  a pesar de tener una casa  muy pequeña y fabricada por él a su medida, fue  haciendo hueco en ella a tantas personas como solicitaron su ayuda, y así fueron entrando en su casa: una madre con sus tres hijos, el rey y su caballo, un inmigrante,  su tío Caramelo…porque la casa ,Tres Botones la había hecho con el corazón y así le ocurría lo que al corazón humano, que aunque es pequeño, en él caben todos los que tú quieras dejar entrar y así fuimos entrando todos en la casa que nuestro Tres Botones (Ricardo)había fabricado, no sin antes darle un buen achuchón y como este MFA tiene un corazón muy grande, aunque un poco apretados, todos  pudimos entrar en ella.

Después de esta divertida dinámica en la que por grupos trabajamos también las cualidades de los personajes del cuento, cada uno recibió un test del amor familiar donde debíamos valorar si somos pacientes con nuestros hijos, si hacemos sentir mal a nuestros padres, si somos atentos con los hermanos, cosas que se pueden mejorar en las relaciones de familia…y como deberes para casa cada uno tiene que escribir una carta de amor en la que exprese las cosas que apreciamos del otro, los buenos o malos recuerdos juntos, sus deseos, las cosas que nos hacen estar distantes…y lo más importante: lo feliz que nos hace tenerlos en nuestra vida.

Y para finalizar acabamos la jornada con una agradable tertulia mientras cenábamos, porque como familia que somos, nos gusta ensanchar el corazón compartiendo juntos…

img_8347-1500x1125El domingo 27 de Noviembre compartimos la celebración de la Eucaristía en nuestra  Parroquia de San Miguel de Soternes. Ha sido muy especial porque era el Primer domingo de Adviento y nuestros jóvenes SOM ONE, eran los encargados de su preparación.

Lo hicieron cuidando todos los detalles, para que entendiéramos el significado de este tiempo litúrgico. Nos sentimos familia e Iglesia, todos uno.

Entrañable el rito del Effetá (ábrete), igual que Jesús al curar a un sordomudo, en el que se nos ungió un corazón de fieltro que llevábamos todos, para que el Señor abriera nuestros corazones, muchas veces endurecidos y sordos, en este tiempo litúrgico de preparación a la Navidad.

Con fuerzas renovadas comenzamos este Adviento. Que el Señor nos mueva a llevar su amor misericordioso a todos los que nos encontremos.

Inma Haba, MFA-Cid

 

[ngg_images source=»galleries» container_ids=»104″ display_type=»photocrati-nextgen_pro_film» override_thumbnail_settings=»0″ thumbnail_width=»120″ thumbnail_height=»90″ thumbnail_crop=»0″ images_per_page=»20″ image_spacing=»5″ border_size=»1″ frame_size=»20″ border_color=»#CCCCCC» frame_color=»#FFFFFF» ngg_triggers_display=»always» ngg_proofing_display=»0″ captions_enabled=»0″ captions_display_sharing=»1″ captions_display_title=»1″ captions_display_description=»1″ captions_animation=»slideup» order_by=»filename» order_direction=»ASC» returns=»included» maximum_entity_count=»500″]

No Comments

Post A Comment