Oración del 17 de diciembre
5072
post-template-default,single,single-post,postid-5072,single-format-standard,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-27.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Oración del 17 de diciembre

Hoy, antes de iniciar la oración, vamos a disponernos viendo un vídeo:

 

Estamos muy cerca de la Navidad, en este tiempo de preparación que llamamos Adviento. Es fácil dejarnos contagiar por la fiebre consumista de Navidad y olvidar su verdadero sentido; Jesús quiere venir al corazón de todos, quiere que nosotros le ayudemos a encarnarse en el mundo para que, viéndonos, le vean a Él; para que sintiendo cómo les amamos, conozcan algo del amor de Dios.

Hoy te invito a que escribas una carta a tu mujer o a tu marido; a tus hijos; a tu padre o a tu madre; a tus hermanos… a quien elijas porque ocupa un lugar privilegiado en tu corazón.

En esa carta dale las gracias por todo lo bueno que recibes de él o de ella y hazle una petición.

¿Te atreverás a dársela? ¿Serás capaz de ponerla entre los regalos el día de Reyes?

Por último, escríbele una carta a Dios dándole las gracias por lo que has recibido de Él en este año y pidiéndole algo.

Termina la oración rezando el Magnificat; la carta de María a Dios:

Proclama mi alma la grandeza del Señor,

se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador,

porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones

porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí.

Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo,

dispersa a los soberbios de corazón.

Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes.

A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.

Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza

según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo

como era en principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

Amen.

No Comments

Post A Comment