Oración del 4 de enero

Oración del 4 de enero

Dentro de dos días celebraremos la Fiesta de la Epifanía, es decir la manifestación de Dios a todas las personas que lo buscan desde el corazón con buena voluntad, aunque en ocasiones no sean del todo conscientes. La luz de la Palabra de Dios será la Estrella necesaria para guiar sus búsquedas y llevarlos hasta el Dios-con- nosotros.

La fiesta religiosa de la Epifanía ha pasado a ser la fiesta “para el consumismo” de los Reyes Magos. La búsqueda de quién se sabe en camino ha quedado reducida al final de la etapa con la entrega de unos regalos. El intercambio de regalos como signo del compartir lo que somos y tenemos se ha convertido en un consumo de objetos y juguetes, donde en ocasiones lo que prima no es la gratuidad o el agradecimiento sino la cantidad y el coste.

 

Epifanía, fiesta de los que buscan

La fiesta de la Epifanía es la fiesta de los que buscan, de aquellos que en medio de la oscuridad son capaces de descubrir una luz y ponerse en camino. Es la fiesta de los que deciden correr el riesgo andando los caminos menos transitados. No saben muy bien dónde les conducirá, pero el riesgo merece la pena y la alegría. Nuestras búsquedas en muchas ocasiones se ponen en marcha por la fuerza de nuestros deseos, esos pueden ser las estrellas que nos guían. El deseo es una fuerza interior que nos empuja más allá de nosotros mismos, por ello hemos de escucharlo, estar atentos a sus señales.

 

Los magos como prototipo de toda búsqueda de Dios

“Imagen de esta búsqueda son los Magos, guiados por la estrella hasta Belén (cf. Mt.2,1-12). Para ellos, la luz de Dios se ha hecho camino, como estrella que guía por una senda de descubrimientos. La estrella habla así de la paciencia de Dios con nuestros ojos que deben habituarse a su esplendor. El hombre religioso está en camino y ha de estar dispuesto a dejarse guiar, a salir de sí, para encontrar al Dios que sorprende siempre…” FRANCISCO

 

Examen de vida

  1. ¿Cómo vivimos en nuestras familias este día tan señalado?
  2. ¿Qué valores debemos mostrar a nuestros niños en este día?
  3. Mirando a nuestro entorno… ¿cómo influye el consumismo en el día de Reyes? ¿Cómo nos influye?
  4. ¿Qué propuestas concretas podríamos hacer para humanizar la lógica del regalo y la sorpresa?
  5. ¿Cómo estamos aplicando nuestro 4º desafío de “Salir a las periferias” en estas fiestas tan señaladas?

 

Oración

Te adoramos Jesús, Hijo de Dios, pobre en el sencillo hogar de María y de José. Tú que te has manifestado como el Mesías. Te adoramos unidos a la adoración de los Reyes Magos. Tú eres nuestro Dios y Señor, y tú mereces toda nuestra alabanza, porque tú has venido del Padre para mostrarnos su amor.

Gracias Jesús por darte a conocer a nosotros. Gracias por tu bondad, manifestada en tu llegada a nosotros.

Gracias por tu dulce misericordia, vivida al lado de José y de María y actuada en cada encuentro de las personas que acudían a Ti… que acudimos a Ti.

Danos Señor tu Espíritu para que siempre seamos manifestación de tu amor en medio de nuestro mundo; para que impulsados por este mismo Espíritu, lleguemos a todas las periferias para irradiar, con nuestro testimonio, la hermosura de tu rostro.

No Comments

Post A Comment