Oración del 24 de Junio

Oración del 24 de Junio

PadreNuestroPresencia de Dios

Nos ponemos en la presencia de Dios e invocamos al Espíritu Santo para que sea Él quien nos introduzca en la oración y en el corazón de Dios.

Pedimos a María que nos acompañe en estos momentos y nos ponga con su Hijo Jesús.

 

Leemos la Palabra

Concédenos, Señor, que sepamos escuchar tu Palabra como Palabra de vida para que sea la norma constante en nuestro vivir diario. Amén

Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.

Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. (Lc 11,1-4)

Reflexión

El padrenuestro es considerado la oración cristiana por excelencia elaborada y compuesta por Jesús cuando sus discípulos, viéndole orar, le pidieron que les enseñara…en esta oración Jesús nos revela que somos Hijos de Dios y hermanos entre nosotros; que Dios nos ama como Padre y cada una de las siete peticiones que tiene son para vivir mejor la voluntad de Dios envueltos en su amor. Hoy queremos rezarlo con más fe y fervor que nunca y dándole el sentido que tiene.

Oración

Padre nuestro que estás y reinas en el cielo, que estás y quieres reinar en la tierra,

ayúdanos a ser y vivir como hermanos.

Que tu nombre sea bendito, santificado, respetado.

Que todos te conozcan, y que nosotros te demos a conocer en nuestra vida.

Que venga tu Reino, que venga la justicia, la solidaridad, la paz. Que se derrumben los muros y caigan las fronteras,

que se acaben las desigualdades, ni ricos ni pobres,

que nadie muera de hambre, ni de sed, ni de odio,

que nadie sea explotado, oprimido,

que nadie sea excluido, marginado, discriminado.

Que venga tu Reino, tu Espíritu, tu LUZ, y se adueñe de nuestros corazones,

y empiece en ellos a reinar con fuerza, para que nos empeñemos ya

en hacer tu voluntad en la tierra, como se hace en el cielo;

para que anticipemos ya en el suelo, el reino del amor y la solidaridad que hay en el cielo.

Y cuídanos como Padre que eres y no nos dejes caer en la tentación, en lo que nos desvía de tu amor y líbranos de todo mal ahora y siempre. Amén.

No Comments

Post A Comment