Oración del 4 de febrero
5359
post-template-default,single,single-post,postid-5359,single-format-standard,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-27.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Oración del 4 de febrero

manosalfarero

Alfarero del hombre

Alfarero del hombre, mano trabajadora
que de los hondos limos iniciales
convocas a los pájaros a la primera aurora
al pasto a los primeros animales.

De mañana te busco, hecho de luz concreta
de espacio puro y tierra amanecida.

De mañana te encuentro, Vigor, Origen, Meta
de los sonoros ríos de la vida.

El árbol toma cuerpo y el agua melodía;
tus manos son recientes en la rosa;
se espesa la abundancia de mundo a mediodía
y estás de corazón en cada cosa.

No hay brisa si no alientas, monte si no estás dentro
ni soledad en que no te hagas fuerte.

Todo es presencia y gracia. Vivir este encuentro:
Tú por la luz, el hombre por la muerte.

¡Que se acabe el pecado! ¡Mira que es desdecirte
dejar tanta hermosura en tanta guerra!

Que el hombre no te obligue, Señor, a arrepentirte
de haberle dado un día las llaves de la tierra.

Himno de Laudes

No Comments

Post A Comment