María, Reina de la juventud

María, Reina de la juventud

Oración del miércoles 31 de mayo

María puede ser nuestra mejor amiga,
algo así como la reina de nuestro joven corazón.
Podemos acercarnos a María y hablarle de nuestros apuros, de nuestras penas y nuestros temores…
Podemos también hablarle de nuestras alegrías,
Nuestras aventuras y éxitos.
Podemos cada noche presentarle un obsequio de flores: las buenas obras del día. Porque el amor se demuestra más en las obras que en las palabras.

 

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
¡Vida, dulzura y esperanza nuestra! ¡Dios te salve!
A ti llamamos los desterrados hijos de Eva;
a ti suspiramos, gimiendo y llorando
en este valle de lágrimas.
Ea pues, Señora, abogada nuestra,
vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos
y, después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clementísima! ¡Oh piadosa!
¡Oh dulce Virgen María!
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

No Comments

Post A Comment