¡Magnífico encuentro en «Villa Santa Mónica» (Becerril de la Sierra, Madrid)!
438
post-template-default,single,single-post,postid-438,single-format-standard,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-27.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

¡Magnífico encuentro en «Villa Santa Mónica» (Becerril de la Sierra, Madrid)!

_DSC0844Nos encantó la charla con el P. Luis Vivó, la Eucaristía, la atención de las monitoras con los niños, la casa, el lugar, la convivencia entre todos, el grupo, el compartir actividades varias con los hijos sobre todo la de la «piedra», la oración de la noche…

Algunos se han decidido a escribir:

– «Este fin de semana hemos dado un paso que como MFA necesitábamos, y espero que sea el comienzo de una tradición.

Los niños han afianzado lazos de amistad entre ellos, y con las hermanas, que para ellos representan el colegio, y esto les aporta una gran seguridad.

Nosotros, los adultos, hemos avanzado un poquito más como cristianos siempre en búsqueda de la Verdad y como Zaqueo encaramándonos a este sicómoro que es MFA.

Tenemos la intención, y creo que es lo primero. Ahora, con las nuevas claves que nos ha aportado el P. Luis Vivó, intentemos pasar a prestar más atención.

Aunque comparto con Chema, que sobre la higuera se puede estar muy bien, y con Joaquín que nos da mucho miedo lo que se nos pude llegar a pedir, creo que debemos extremar la atención, pues en cualquier momento, Él, nos va a decir: “conviene que hoy me quede yo en tu casa”.

Que bueno sería, como decía Juan Carlos, que coincidiera lo he tenemos que hacer con lo que queremos hacer.

Y como en el significado del símbolo, que en mi caso lo aprendí  anteayer, de la gota de agua en el vino, tranquilos, que aunque queramos, de Él no hay quien nos separe.

Me he sentido muy afortunado de haber compartido con vosotros este fin de semana y espero que sigamos creciendo juntos.

Gracias otra vez a las monitoras que tan bien han cuidado de nuestros hijos, a las hermanas Javiera y Marián por ser la bondad personificada,  a Antonia por mostrarnos que todo el universo está contenido en una piedra,  al P. Luis por desmenuzarnos el evangelio y enseñarnos a leer entre líneas, y a Begoña porque, por fin, ha encontrado el norte, (para los que no estuvisteis, llevó una brújula colgada del cuello en todo momento).

Un fuerte abrazo para todos.

Daniel.
-«Hemos venido encantados del encuentro de este fin de semana, estuvo genial  nos ha servido para » parar y darnos cuenta» como decíamos el año pasado y los niños se lo han pasado «pipa», esto está siendo para ellos una vivencia única y que les está ayundando a forjarse como cristianos, mil gracias por promover y mover este tipo de actividades». Pilar.

 

No Comments

Post A Comment