LA LUZ DE BELÉN Y… DE LA PALABRA
21317
post-template-default,single,single-post,postid-21317,single-format-standard,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-27.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

LA LUZ DE BELÉN Y… DE LA PALABRA

Los miembros de MFA Cid entramos en la Navidad con mucha Luz, con mayúsculas.

El día 20 de diciembre tuvimos una tarde-noche muy especial. Primero, y con mucha ilusión, esperamos junto a muchas familias del cole la llegada de la Luz de la Paz Belén (que los Scouts europeos se encargan de traer desde la cueva del Nacimiento de Jesús en Belén a todas las parroquias, colegios, asociaciones, residencias… de Europa que lo piden).

Fue muy emocionante. Con la capilla a oscuras y con mucho recogimiento por parte de todos, mayores y niños, despacito y acompañada por un representante de cada uno de los grupos de pastoral del cole, una hermana se encargó de llevar la Luz hasta el altar. Fue tan solemne que nos emocionamos mucho. Además, y para hacerlo más emotivo todavía, un grupo de alumnas interpretaron bonitas canciones con mucho cariño y como verdaderas profesionales.

Ya después cada uno pudimos acercarnos a encender nuestra vela para llevárnosla a casa y recordarnos que la Navidad es un momento de Paz y de ser Luz para otros.

Un ratito más tarde, y tras compartir merienda navideña con las hermanas, los miembros de MFA celebramos la entrega de la Palabra. Esa Palabra que es Cristo Vivo y que tanta Luz verdadera nos da.

Lo primero del acto fue recibir el texto del Evangelio correspondiente al cumpleaños de cada uno. Y después de meditarlo un ratito, tuvimos que compartirlo con alguien que nos había tocado, parecía que al azar. Y digo parecía, porque se vio la mano del Espíritu Santo detrás de ese pequeño juego.

Y después ya llegó el momento central, la entrega de la Palabra. ¡Qué bonito es recogerla en familia!

Y para acabar de celebrar tantas alegrías, allá que nos fuimos todos de cena prenavideña para felicitarnos y desearnos lo mejor de cara a las vacaciones que empezaban. Como siempre, la comida fue lo de menos. ¡La charla, las risas y los abrazos de felicitación no tienen precio!

[ngg src=»galleries» ids=»185″ display=»pro_tile»] 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.