Encuentro de MFA con el Arzobispo de Granada

Encuentro de MFA con el Arzobispo de Granada

El pasado sábado 30 de septiembre, Familia Albertiana celebró en Granada la Reunión inicial del curso 2017-2018, con un invitado muy especial, D. Javier, Arzobispo de Granada.

Comenzamos la tarde orando, disponiendo nuestro corazón a Jesús para que nos concediera sus deseos. Nos sentimos agradecidos por llamarnos a vivir el carisma de Madre Alberta, por elegirnos para dar testimonio de su amor, y compartir la buena noticia del Evangelio con las personas que nos rodean. El Espíritu se hizo presente en nuestros corazones, y en la motivación interior que teníamos todos los reunidos de compartir a Jesús con nuestro arzobispo, desde la espiritualidad Albertiana que nos une, y que nos configura como comunidad evangelizadora.

Tras orar juntos, proyectamos a D. Javier un resumen de las últimas experiencias vividas en Familia Albertiana, tanto a nivel local como Nacional. A continuación,  comenzó la intervención de D. Javier, que traía un libro para tratar el tema de la “alegría de evangelizar” de la exhortación apostólica Evangelii gaudium. Sus primeras palabras sentidas fueron: “GRACIAS POR EXISTIR””GRACIAS POR CUIDAROS LOS UNOS A LOS OTROS”, y destacó que se sentía conmovido por los mensajes transmitidos, y por los buenos sentimientos, la alegría y la unidad que desprendíamos. Comentó que ya no usaría el libro, se sentó en la mesa y habló de Dios, y de la alegría de sabernos amados por El, aplicando su catequesis en la experiencia de vida, y concretamente se centró en el ámbito de la Familia.

Una vez más, Jesús nos sorprendió a través de las palabras de D. Javier que destacaban por su sencillez, cercanía, humanidad y realismo. Tras su intervención, nos invitó a entrar en coloquio y a compartir nuestros pensamientos, sentimientos y motivaciones. Nos dijo en varias ocasiones que deseaba conocernos, que le importábamos como personas, como hijos de la Iglesia. Algunas de sus frases que nos conmovieron a parte de “Gracias por existir” fueron: “La creación es el vestido de Dios”, “Los Sacramentos son la presencia de Dios hecha carne, y que se da gratuitamente al hombre”, “La Iglesia es la esposa amada que se sienta a la mesa”, “el ser cristianos conlleva una alegría interior, divirtámonos siendo cristianos”, “Dios se da a conocer al hombre, a través de las personas”, “Somos hijos amados por Dios, que entregó a su Hijo por amor, esto es muy fuerte”, ”Aprender a querer a las personas por lo que son y no por un motivo o interés”, “Ningún hombre es capaz de hacer feliz al 100% a una mujer, ni viceversa, pues solo Dios es capaz de llenar de felicidad plena el corazón y siendo conscientes de ello, vivir el matrimonio como un Sacramento donde Dios está presente, y su amor sea la clave para superar todos los obstáculos”. Todas estas frases culminaron en el mensaje central de su exposición: Aceptar que Dios nos ama, dejar que nos transforme el corazón para parecernos más a Él, y ser en consecuencia hijos agradecidos.

Tras un coloquio muy sincero y bonito, nos fuimos a celebrar la Eucaristía, y participó activamente con los niños, que le interrumpieron en la Homilía para preguntar, y D. Javier les respondió cariñosamente. Nos transmitió mucha cercanía y proximidad, y nosotros también a Él, pues la alegría y el agradecimiento por el bien recibido fue recíproco.

Después compartimos una merienda, y conversó con nosotros de muchos temas, como si fuera un miembro más de MFA.

Por todo lo vivido en nuestro primer encuentro del curso, damos gracias a Jesús, su presencia entre nosotros nos conduce al deseo de vivir el espíritu de familia de M. Alberta. D. Javier, Arzobispo de Granada, se sintió feliz y contento, nos manifestó que deseaba conocernos y participar alguna vez más en alguna de nuestras reuniones como ponente o como oyente.

Con sincero agradecimiento, iniciamos el curso con vocación de agradar a Dios, compartiendo su proyecto de amor a través del servicio a los demás, y siguiendo el ejemplo de Madre Alberta, que nos invita a descubrir el rostro de Dios en lo más bello de las personas.

Gracias una vez más por tanto bien recibido.

[ngg_images source=»galleries» container_ids=»135″ display_type=»photocrati-nextgen_pro_masonry» size=»200″ padding=»3″ display_type_view=»default» ngg_triggers_display=»always» captions_enabled=»0″ captions_display_sharing=»1″ captions_display_title=»1″ captions_display_description=»1″ captions_animation=»slideup» order_by=»sortorder» order_direction=»ASC» returns=»included» maximum_entity_count=»500″]

 

No Comments

Post A Comment