Diario de viaje 5: Estancia en Managua
9647
post-template-default,single,single-post,postid-9647,single-format-standard,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-27.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Diario de viaje 5: Estancia en Managua

IMG-20160625-WA0003

Grupo MFA de Managua

Al salir del aeropuerto, a dónde me vino a recoger una hermana que se ha ofrecido a acompañarme en mi estancia aquí, ya que somos buenas amigas, fuimos a misa a la catedral, que es bastante fea, y seguidamente a casa. Llegamos las 13,30 y la comunidad estaba terminando de comer. A las 15,00 teníamos que salir para ir al Colegio Villa Venezuela a unos 35’. Yo tenía que lavar ropa, colocar las cosas, sacar de la maleta que se tiene que guardar en nevera al llegar a cada sitio y después no olvidarse de recogerlo al irme (atención máxima). “A la carrera”, como siempre.

Cuando llegamos, nos esperaban ya miembros de MFA de dos colegios de Managua, el de Villa Venezuela y un grupo de Carretera Masaya. Habían preparado una sala con todo cariño, con fotos de la Madre y de sus salidas y reuniones, carteles, globos, bienvenidas… Todo súper.

Cuando empezamos, una de las hermanas me hizo una presentación que fue demasiado, después, uno delos coordinadores, con unas palabras muy cariñosas me dio la bienvenida e hicieron un número que tenían preparado de una entrevista en que escribían una carta a M. Alberta, relatando aspectos del Movimiento, un texto muy bien escrito. Y seguidamente, una profesora, vestida como si fuera M. Alberta, que contestaba a la carta, también muy bien redactada. Algo increíble.

Después, hice la presentación del tema de la misericordia de la Madre, exposición, trabajo en grupos y puesta en común. Muy, muy participativo, en un ambiente muy familiar y festivo, se desarrolló todo súper bien.

De despedida, dijeron otras palabritas y me regalaron una bonita flor y un escrito. Y el grupo de Carretera Masaya me regaló un paquete de café de Nicaragua. Otro paquete para la colección de todos los que llevo, les di las gracias lo más cariñosa que pude, pero por dentro, pensaba, ya veremos en Caracas…

Tanto en Panamá como en Nicaragua, no me olvido de dar los recuerdos que traje de Josep y Mª Teresa. Todos les recuerdan, os recuerdan, con cariño.

Al finalizar, un grupo de mamás habían preparado una meriendita en que nos daban a cada uno un plato con una especie de empañaditas pequeñas, ya saladas como dulces y un buen vaso de té, bien frío con abundante hielo. Estaba muy bueno todo. Música ambiental de la tierra. Nos hicimos las fotos de grupo y después quisieron hacerse cada familia una conmigo. Yo pensaba, pero bueno, que yo no soy una vedette ni modelo, ni ganas de serlo, pero nada que todos querían tener el recuerdo…

Os mando la foto de grupo, había más gente, aunque ya algunos se habían ido.

Terminé el día agradeciendo al Señor todo lo vivido y compartido esa tarde, una gran bendición. Ya ha prendido el MFA en América. Ya hay en Panamá 24 miembros, de los cuales, 12 han hecho el compromiso. En Managua, nadie ha hecho el compromiso, pero lo van a hacer en octubre y hay gente preparada para hacerlo. Están entusiasmados. En Carretera Masaya son unos 12, y en Villa Venezuela, 30.

Señor bendice esta obra que es fruto de tu Espíritu que como brisa suave nos va llevando y conduciendo según tus planes y que dejamos, una vez más, “en tus manos”.

No Comments

Post A Comment