Convivencia en MFA-Cid
8383
post-template-default,single,single-post,postid-8383,single-format-standard,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-27.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Convivencia en MFA-Cid

grupo palntio“Misericordiosos como el Padre”. Este es el lema que nos ha regalado el Papa Francisco en este Año Santo de la Misericordia.

En MFA queremos vivirlo y en nuestra convivencia del pasado fin de semana 6 y 7 de Febrero, lo hemos trabajado, fijándonos en especial en la mirada de Jesús que acoge, sin juicios, llena de amor.

Bajo  “Una mirada nueva” hemos realizado varias dinámicas.

La primera con unos vídeos para entender  este jubileo,  amenos y clarificadores para niños y mayores. Después nos hemos mirado a nosotros mismos con la mirada de Jesús, pues si no tienes misericordia contigo mismo, difícilmente puedes tenerla con los demás. Luego por parejas hemos hecho lo propio,y por último hemos analizado cómo mira Dios a  ciertos personajes que todos conocemos y de los que a priori podemos pensar que no tienen ninguna virtud.
Tras una buena cena que compartimos todos, jugamos a un juego muy divertido llamado “Según se mire” en el que una persona con una foto de un miembro del grupo, debe hacer preguntas al resto, para adivinar quién es el que está en la foto. Fue un momento de risas y unión entre padres e hijos que muchas veces echamos en falta. Es un juego que repetiremos en el futuro porque nos hemos quedado con ganas de más.

Tras una noche movidita, disfrutamos de unos laudes en plena naturaleza y de un variado desayuno. Más tarde fuimos dando un paseo hasta la Parroquia del Santísimo Cristo de la Fe de la Cañada donde asistimos a la Eucaristía dominical.

Después, ya en el chalet, realizamos una gynkana sobre las obras de misericordia, que nos hizo conocerlas  bien y de forma muy gráfica y divertida. Ahora… ¡a llevarlas a la práctica!

Dos de nuestros afamados maestros paelleros, nos prepararon unas paellas que bien merecían tres estrellas Michelín, no exentas de algún que otro sustillo, pero es que lo bueno , siempre tiene su dificultad.

Ha sido un fin de semana intenso, en el que hemos sido una auténtica familia, donde todo fue posible gracias a la gran labor del grupo Magnificat.

En definitiva…fue un fin de semana Magnificat.

 

No Comments

Post A Comment