Convivencia de Pascua en Cid
18262
post-template-default,single,single-post,postid-18262,single-format-standard,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-27.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Convivencia de Pascua en Cid

El fin de semana 6,7 y 8 de Abril, los miembros de MFA-Cid pasamos unos días juntos  de convivencia en Calicanto. Los miembros del grupo Samaria prepararon todo como si de un crucero se tratara: en la pasarela del barco Santa María de Bonaire (así se llama la casa )y  con música de” Vacaciones en el Mar” nos esperaban el capitán y el contramaestre perfectamente uniformados y un grupo de grumetes  que nos recibieron conforme íbamos llegando ofreciéndonos un cóctel de bienvenida y nos iban acompañando a nuestros respectivos camarotes .Una vez acomodados los encargados de animación presentaron a toda la tripulación y nos explicaron el lema del crucero ”Santa alegría, cariño y  dulzura para todo el mundo” esta frase de Madre Alberta nos acompañaría todo el fin de semana. El barco haría escalas en distintos lugares : la capilla para los momentos de oración, los salones Alegría, Dulzura y Cariño donde nos reuniríamos para las diferentes dinámicas, la casa de los salesianos para la Eucaristía del Domingo  y la escala más larga en Alborache donde pasaríamos la mayor parte del sábado en una divertida excursión. Y como en todo buen crucero cada uno recibió su pulsera de Todo Incluído…

Con unas divertidas dinámicas nos distribuimos en tres grupos:   Cariño, Alegría y Dulzura y jugamos a Madre Alberta Invisible, cada uno tenía un nombre de un miembro del grupo al que tenía que cuidar y poner especial atención en él durante todo el fin de semana, también  habían preparado un buzón para que pudiéramos mandar mensajes a nuestro amigo invisible o a cualquier persona del grupo.

El sábado pasamos el día en Alborache recorriendo parte  la ruta de los molinos donde pudimos disfrutar del río Buñol con sus cascadas, azudes  y abundante naturaleza de la que disfrutamos especialmente dando gracias a Dios por todo lo creado.

De vuelta al “barco” navegamos por las cartas de Madre Alberta trabajando en grupos  siete puntos que Madre Alberta dejaba ver a través de ellas: alegría permanente, ser positivos, reconocer el  propio error y saber perdonar, saber callar, eliminar las prisas, convivir con el error y exigencia personal .Con un video resumen y un  divertido Kahhot repasamos lo aprendido de la personalidad de la madre.

Por la noche y mientras preparaban la barbacoa para la cena con el capitán disfrutamos de un divertido rato de juegos de mesa.

El Domingo compartimos la Eucaristía en la casa que los Salesianos tienen en Godelleta y para despedirnos degustamos dos riquísimas paellas en la última comida con toda la tripulación y  como colofón a un genial fin de semana una improvisada actuación de cada grupo en el concurso “Tu cara me suena” que nos hizo reír y disfrutar como una gran familia que somos.

Tres días en los que hemos compartido juegos, bailes, canciones, ratos de oración, tertulias, muchas risas, abrazos y sobre todo mucho, mucho, mucho  Cariño, Alegría y Dulzura como nos recomendaba Madre Alberta.

Inma Haba, MFA-Cid

[ngg_images source=»galleries» container_ids=»154″ display_type=»photocrati-nextgen_pro_masonry» size=»200″ padding=»3″ display_type_view=»default» ngg_triggers_display=»always» captions_enabled=»0″ captions_display_sharing=»1″ captions_display_title=»1″ captions_display_description=»1″ captions_animation=»slideup» order_by=»sortorder» order_direction=»ASC» returns=»included» maximum_entity_count=»500″]

No Comments

Post A Comment