MIÉRCOLES 7 DE FEBRERO
28513
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-28513,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-28.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive
Category
Oración de los Miércoles
About This Project

Oración de la noche a María

Bajo tu protección nos acogemos Santa Madre de Dios, no desoigas las oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades. Antes bien, líbranos de todo peligro, Oh Virgen Gloriosa y Bendita.

Bendita sea tu pureza

Y eternamente lo sea

Pues todo un Dios se recrea

En tan graciosa belleza

A ti, celestial princesa

Virgen sagrada María

Te ofrezco en este día

Alma, vida y corazón

Mírame con compasión

No me dejes, madre mía.

 

ORACIÓN CON LA PALABRA DE DIOS : Mc.1,40-45

«[40] Se le acercó un leproso y [arrodillándose] le suplicó: —Si quieres, puedes sanarme. [41] Él se compadeció, extendió la mano, lo tocó y le dijo:

—Lo quiero, queda sano. [42] Al punto se le fue la lepra y quedó sano. [43] Después le amonestó y le despidió encargándole: [44] —Cuidado

con decírselo a nadie. Ve a presentarte al sacerdote y, para que le conste, lleva la ofrenda de tu sanación establecida por Moisés. [45] Pero al salir,

aquel hombre se puso a pregonarlo y a divulgar el hecho, de modo que Jesús ya no podía presentarse en público en ninguna ciudad, sino que se

quedaba fuera, en despoblado. Y aun así, de todas partes acudían a él.»

CONTEMPLACIÓN

«La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría» (EG1).

Nosotros también vivimos nuestras «lepras», frustraciones, decepciones, fracasos, vulnerabilidades que nos llevan a una baja autoestima o autoexcluirnos de la vida social. Jesús ha venido a salvar a todo el ser humano, todas las dimensiones de su ser, y a todos los seres humanos, cualquiera que sea su piel, su estatus social, su religión.

¿Por qué no acercarnos a Él y pedirle: » Si quieres puedes limpiarme».

Señor, si tú quieres puedes sacarme del pozo en que ando metido/a.

El poder sanador y liberador de Jesús nos regenera para nacer de nuevo, para desplegar nuestras alas y cantar la mejor versión de nosotros mismos/as. El proyecto del Reino es un proyecto humanizador que hace bien al ser humano. Cuando nos acercamos a Jesús , Él nos dice: «Quiero, queda limpio».

ORACIÓN FINAL

Que mi mirada, Señor, no se aparte de las personas que me rodean, que no ignore sus llamadas de necesidad o de amor, que no ignore sus necesidades, que no sea indiferente a sus historias personales. Muéstrame Señor, a mi prójimo en el que tú vive en su interior, y enséñame a amarlo con el corazón abierto, amarlos en sus sufrimientos y alegrías, en sus angustias y esperanzas, en sus tristezas y gozos, de manera que su dolor y sus gozos sean también parte de mi vida. Enséñame Señor, a amar como tú amas. Amén

ORACIÓN A MADRE ALBERTA

Señor y Dios nuestro, que nos diste a Madre Alberta como ejemplo de amor y servicio a la Iglesia. Concédenos que sea reconocida su santidad y danos por su intercesión, la gracia que confiadamente te pedimos.

Amén

PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA