MIÉRCOLES 14 DE FEBRERO
28515
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-28515,bridge-core-2.8.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-28.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive
Category
Oración de los Miércoles
About This Project

En este miércoles de ceniza nos ponemos en tu presencia oh Trinidad Santa, queremos iniciar un camino para volver a lo esencial, todo eso que la prisa, los agobios, los compromisos, los cansancios, las frustraciones, las tentaciones y el miedo van disipando y disimulando.

Señor Jesús, es tu invitación y desafío para adentrarnos en este tiempo privilegiado para el cuidado interior, para acariciar dolores, recuperar sueños, alimentar esperanzas, evaluar compromisos, sostenernos en la prueba, orar juntos… Y ahí andas, alentándonos a quien se anime a hacer esta experiencia de liberación contigo, por ti, desde ti.

Señor Jesús, aquí estamos, hoy comenzamos el tiempo de Cuaresma, queremos de tu mano abrirnos a este tiempo de conversión, oración, ayuno, limosna y desierto. La ceniza nos recuerda nuestra fragilidad y la necesidad de volver a ti, nos invita a pensar en nuestro origen y nuestro final.

¡Nos invitas a iniciar un camino de conversión! Ayúdanos a hacer esa revisión personal para salir al encuentro tuyo y dejar atrás aquello que nos impide ser libres.

¡Nos invitas a continuar el camino de la oración! Concédenos la gracia que de forma especial la aprovechemos para encontrarnos contigo, escuchar y meditar tu palabra.

¡Nos invitas a iniciar un camino de ayuno y limosna! Danos la gracia de vivirlas en un sentido más profundo para ver de qué nos podemos desprender, de qué tenemos que abstenernos, de forma que nos ayude a acercarnos más a ti

En estos cuarenta días ayúdanos a recuperar el sentido y a reajustar la ruta. Ayúdanos a ser conscientes de nuestras acciones, a permanecer fieles a tu palabra y al igual que tú, no rechazar la cruz, para poder compartir contigo la resurrección.

 

ORACIÓN A MADRE ALBERTA

Señor y Dios nuestro, que nos diste a Madre Alberta

como ejemplo de amor y servicio a la Iglesia.

Concédenos que sea reconocida

su santidad y danos por su intercesión,

la gracia que confiadamente

te pedimos.  Amén

 

PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA