Oración del 22 de octubre

Oración del 22 de octubre

BEL00005.jpg;pvc09599bd1d62f491María es modelo de fidelidad a Dios, de confianza en la incomprensión, de aceptación de su voluntad. Es sin duda modelo para nuestra relación con Dios. Hoy vamos a orar todos juntos mirándola a Ella y pidiéndole que nos enseñe a decir Sí a Jesús.

 

El ángel entró donde estaba María y le dijo:

-Dios te salve, llena de gracia, el Señor está contigo. […]

No temas, María, pues Dios te ha concedido su favor.

Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús. […]

María dijo al ángel:

-¿Cómo será esto, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?

El ángel contestó:

El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo

te cubrirá con su sombra [….]

María dijo:

-Aquí está la esclava del Señor, que me suceda según dices.

 

Madre, a ti te llamamos cuando la noche llega a la habitación de nuestra vida.

Te llamamos vida y dulzura, esperanza nuestra;

Te llamamos en nuestra peregrinación por esta vida.

Te llamamos siempre madre, madre de todos los hombres, acogedora de todos los dramas, ternura de los pasos cansados.
Tú, madre, eres tan sencilla, tan mujer, tan pobre, tan nuestra, tan “de aquí”.

Madre, enséñame a ser como tú: presencia y cercanía para los que lloran, empuje y ánimo para los que lo pasan mal.
Tú que eres tan madre, dame tus entrañas maternas ante toda la miseria humana.

Tú que viviste en Nazaret, anima mis días rutinarios y grises, enséñame a querer desde la monotonía de todos los días.
Enséñame madre, la aventura de seguir a Jesús, de entregarse y darse desde las mil y una circunstancias de la vida.
Madre, déjame sentirme siempre cerca de ti y vibrar con tu mirada serena y dar, como tú, lo mejor de mi vida al Señor.

 

No Comments

Post A Comment